miércoles, 17 de abril de 2013

El mayor problema ambiental de la Argentina.

Fuente: Opinafe

11/12/2012 | Richardo Mascheroni

El mayor problema ambiental argentinoEstas reflexiones podrán no agradar a algunos amigos y a otros, que han hecho bienintencionadamente de la defensa del ambiente el leit motiv de su existencia. 
Tengo claro, que el que escribe o el que habla, siempre expone una manera de pensar, por lo tanto subjetiva y parcial, que se puede compartir o no, precedida de valores, creencias e intereses determinados y que por ello no puede contentar a todos. 

 Si algún periodista, comunicador, sociólogo o investigador social hiciera una encuesta entre las miles de ONGs. ambientalistas y ciudadanos de nuestro país, mediante la única pregunta: Cuál es el principal problema ambiental de la Argentina ?, el resultado de la misma en líneas generales, mostraría entre los primeros lugares del ranking, lo siguiente:
 - Mineras a cielo abierto - Monocultivos - Fumigación - Deforestación - Bosques artificiales - Degradación y contaminación del agua - Represas - Usinas Nucleares - Concentración urbana - Contaminación industrial - Basura - Contaminación electromagnética

 Coincido que todos ellos son de mucha gravedad, los que tomados en conjunto, generan una sinergia peligrosa para las actuales y futuras generaciones.
 Sin perjuicio de ello, entiendo humildemente que el principal problema ambiental, hoy por hoy de la Argentina , no se encuentra entre los enumerados.



 EL ENEMIGO PÚBLICO. 
Estoy convencido que el malo de la película, en materia ambiental es el transporte automotor, escasamente juzgado en todos sus impactos, salvo por unas pocas asociaciones en aspectos vinculados a la preservación de la vida humana.
 Este transporte cobra negro protagonismo ante una seguidilla de luctuosos incidentes, pero, pasadas las catilinarias periodísticas y las imágenes en primera plana de autos retorcidos, cae nuevamente en letargo, hasta la ocurrencia de nuevos hechos.
Para que no se considere temeraria esta afirmación, debemos analizar holísticamente todas las aristas del problema, que insisto, no genera la oposición social que percibimos en otros temas.
Nuestros sentidos se alertan, al oír: pasteras, fumigación o minería a cielo abierto, etc.
No ocurre lo mismo cuando se habla del automotor, aunque los medios de comunicación nos inunden la vista y el oído con accidentes de tránsito.
 ¿A qué se debe ello? El automotor precede a casi todos los problemas reseñados, salvo excepciones, extendiéndose como metástasis sobre el Planeta. Argentina no es la excepción y estos crecen como hongos después de la lluvia, ligados a una matriz petróleo dependiente.
Esa expansión descontrolada, es causante de la desaparición por año de casi 8.000 personas, los habitantes de una ciudad chica. Como si les arrojaran una bomba neutrónica.
A este asesinato serial, sumemos los heridos, discapacitados temporales y permanentes y los bienes destruidos, lo que traducido a términos económicos sería imposible de calcular en concepto de: indemnizaciones, seguros, pensiones, pérdida de capacidad laboral, internaciones y atención médica hospitalaria, rehabilitaciones, prótesis, daños morales y demás rubros a considerarse, que sin duda superan largamente todos los otros problemas.
Ello, supera con creces a otro conflicto, muy sensible a la opinión publicada y al ciudadano común, cuál es el de las víctimas de la inseguridad delictiva.
El automotor, en todas sus variantes, consume casi el 50% de la energía disponible en el país y emite la mayor cantidad de dióxido de carbono, causante del cambio climático.
Nos quejamos de la minería, sin pensar que si hay algo que encarna como nadie esa actividad es el automotor, que es minería pura, no sólo en su producción, sino en su funcionamiento.
Este adalid de la sociedad de consumo, no sólo mata en los accidentes, además fumiga el aire que respiramos con minerales y gases letales como el monóxido de carbono.
El asbesto que se desprende de las pastillas de frenos y embrague es cancerígeno. Estudios científicos afirman que caminar 30 minutos en micro-centros atestados de vehículos, equivale a fumar entre 15 y 40 cigarrillos por día.
Los aceites y fluidos que desecha, muchas veces van a los cursos de agua, generando la contaminación del recurso hídrico. Ni hablar de la polución acústica, causante de infinidad de daños auditivos. Por lo general, estos daños colaterales, rara vez son ponderados o presupuestados.

 PLAN LAURA: Otra mentira que mata. 
 Desde hace años, esta iniciativa es la apologista y publicista más destacada de este sistema de transporte irracional, funcional a los intereses del complejo industrial multinacional automotriz-petrolero y del caucho, que desde décadas viene arrasando con las soberanías económicas y políticas de los estados.
 La propuesta, nada inocente, no sólo apunta a consolidar el modelo, sino a reproducirlo hasta el infinito.
 Lewis Mumford, en su libro " La Carretera y la Ciudad ", decía: "el transporte, es un asunto demasiado importante para ser dejado en manos de especialistas." "Cuando Norteamérica, votó un programa de 26 billones de dólares para carreteras, lo más caritativo que puede pensarse es que no tienen la menor idea de lo que están haciendo. Dentro de los próximos años, será demasiado tarde para corregir todo el daño causado a nuestras ciudades y campiñas, por este programa mal concebido y tan absurdo por lo desequilibrado". "Mientras los fondos y los subsidios se vierten sin restricción en mejoras para carreteras, el ferrocarril para largas distancias está languideciendo y hasta se permite que desaparezca."
El Presidente de los Arquitectos de Rosario Sr. Peccia, decía: "mientras los planificadores en los países avanzados ponen énfasis en el logro de una mejor utilización de la red ferroviaria existente, la preservación del entorno, el uso más racional de los recursos energéticos, desalentando el transporte individual como solución básica para el complejo problema urbano, propiciando deliberadamente el transporte público, en la Argentina se extiende el certificado de defunción al ferrocarril."
 Un km de autopista ocupa 10 Ha , de buenas tierras, que se transforman en improductivas, contra 2 o 3 Ha del ferrocarril y con una vida útil de 7 contra 30 años de las vías.
 Según datos de la U.E ., el número de muertos cada 1.000 millones de viajeros-km: es de 0,2 en tren, 0,4 en avión y 8,7 en carretera. En otras palabras, la carretera resulta 43 veces más letal que el ferrocarril.

 SILENCIOS INEXPLICABLES, o no tanto.
 Por qué existe tan poca reacción individual en el tema y las ONGs., tan enérgicas en reclamos frente a otros problemas, casi no alzan sus voces en torno a esta cuestión.
 Para ello hay diversas respuestas que trataré de explicitar.
 Se ha generado una cultura del auto y en forma consciente o no, internalizamos al mismo como un paradigma de esta sociedad de consumo y un objetivo de vida en si mismo. Y como somos parte del problema, no nos denunciamos a nosotros mismos. Como dice la máxima penal: “Nadie está obligado a declarar contra si mismo”.
 Los mecenas internacionales que apoyan gran cantidad de ONGs., nunca financiarían la oposición al más notable Caballo de Troya de la penetración capitalista planetaria.
 ¿Se imagina? a fundaciones, como: Ford, YPF, Rockefeller, Avina, o embajadas de Gran Bretaña y EE.UU, o empresas como Repsol, Oxy Petroleum, American Express, entre tantas, aportando fondos para campañas contra el automotor. Indudablemente que no.
 En casi todas las películas y en los medios de comunicación, el auto es un protagonista de lujo, que nos preanuncia el éxito, nos hace poderosos, genera adrenalina y nos pone por encima del común, haciéndonos casi dioses. Cuando más grande y más rápido, mejor.
 Nada es gratuito, el dinero escaso para muchas cosas, sobra, cuando de autos se trata. No es casual que el dirigente gremial más importante del país, sea el del sindicato de camioneros.
 Los gastos en este rubro, comprensivo de autos y camiones, nuevos, usados, repuestos, reparación, seguros, publicidad, puentes, rutas y autopistas, insumen una considerable porción del PBI del país.
 Aunque muchos pudieran no entenderlo así, creo que no se puede hablar seriamente de un ambiente sano, o de justicia social, menos del socialismo del siglo XXI (tan en boga), mientras el huevo de la serpiente (automotor), siga rigiendo los destinos de los habitantes del Planeta. Es una paradoja decir que estamos en contra la contaminación y el deterioro ambiental, cuando la verdadera causa de estos problemas se consolida y fortalece, aceptada por todos.
 Quizás, parafraseando a Kennedy, cuando dijo: “La educación vial es un chupete para entretener a los norteamericanos, y no decirles que lo que mata es el auto”, debamos decir: la aspiración de un planeta sano, es un chupete para entretener a todos y no decirles que lo que degrada el ambiente es el automotor”.
 Lamentablemente, muchos de nosotros, por falta de conciencia, tener nuestros cinco minutos de fama en los medios, desconocimiento o ser políticamente correctos, nos es más fácil arremeter contra las pasteras, la soja o las mineras, que denunciar en serio, el peor problema ambiental con que nos debemos enfrentar en los tiempos actuales.
 Lo dejo para que lo piense y me despido hasta la próxima aguafuertes con estas reflexiones de Mahatma Gandhi de 1908: “Los médicos honestos le dirán a Ud. que el estado de salud general empeora en proporción al aumento de los medios de locomoción artificiales.”

 Ricardo Luis Mascheroni 
 Docente e investigador

1 comentario:

Sos libre de comentar lo que quieras, y estamos contentos de eso.
Incluí en tus comentarios una firma, o hacelos desde algún log, para que no pierdan valor desde el anonimato.
Acordate que tus palabras son más eficaces si no acuden a la violencia o prepotencia.
Por último, si tu comentario infringe normas del servidor (google) y/o compromete la permanencia del blog Santa Fe en el Tren (te sobra astucia y tiempo para bajar un blog con un comentario), tendremos que eliminarlo.