sábado, 13 de septiembre de 2014

Tren Urbano de Santa Fe: Se está cometiendo un error

Se está cometiendo un error
sobre la gestación del Tren Urbano en Santa Fe


Por Ismael Mahfoud para Santa Fe en el Tren, 12/9/2014


Se hace necesario poner blanco sobre negro respecto de este proyecto, que a partir de su relanzamiento, hace notar la desinformación general sobre la propuesta inicial, sus autores, y las diferencias entre lo que se propuso y lo que se terminó gestionando.



En principio, es errado que se vaya a recuperar el tren urbano, puesto que nunca antes tuvimos tren urbano en Santa Fe. Sí hemos tenido tranvías: seis líneas -más una temporaria- de tracción eléctrica que dejaron como herencia los recorridos de las líneas de ómnibus de menor número.
El tren urbano tiene cierto parecer con un servicio tranviario, pero es aún más parecido a un metro ligero; que transita por vías independientes de la calle y sin tracción eléctrica.


EL AUTOR


Esta propuesta es innovadora y gestada por un santafesino. Si se indaga en los periódicos o en el saber popular, el tren urbano estará relacionado con Mario Barletta, aquel que en su campaña para llegar a la intendencia, en agosto del 2007, lo presentó como plan para la ciudad. Y en realidad, ese también es un error: Porque si bien se lee, la propuesta nace desde el Museo Ferroviario de Santa Fe.


En aquel momento, el creador del proyecto integraba el Museo Ferroviario, pero traía la idea desde principios de los noventa, época en la que el abandono empezó a ganar lugar entre los rieles santafesinos.


Se llama Gustavo Flores. Es un apasionado del ferrocarril desde niño, cuando se inmiscuía en las estaciones y talleres para ver de cerca las máquinas funcionar; predios donde creció enfrentando prohibiciones de la índole “salí de acá pibe”. Esto como se ve, no detuvo ni desanimó su afición.
Y si bien cuando ya tuvo años suficientes para que no lo echaran los trenes empezaban a decaer, él no dejó de estudiar el asunto, y ahora es un valioso conocedor de técnica e historia ferroviaria de nuestra región.

EL ANTEPROYECTO


Esta base de conocimientos le sirvió a Gustavo para formular la propuesta de Tren Urbano y Metropolitano, la cual tuvo lugar en el marco de una la campaña polìtica.
Le fue presentada por medio del Museo Ferroviario Regional Santa Fe al Equipo de Barletta Intendente mientras se preparaba su pre-candidatura, de cara a las internas del 2007, -que dicho sea de paso, ganó favorecido por esta iniciativa. El acuerdo elaborado entre el museo y el equipo de campaña, disponía que la elaboración de esta propuesta traería a cambio la refacción del edificio sede del museo. Gustavo lo hace evidente a su decir “Siempre recalqué que, cada vez que se mencionara el proyecto, se dejara en claro que había partido del Museo Ferroviario (ni siquiera de mí). De ésto se olvidaron hasta los propios del museo.”


Gustavo invitó a participar a otros miembros del museo, logrando algunos aportes de otros colegas, y trabajó durante dos años ad-honorem junto al gabinete de Barletta para la coordinación y concreción de un proyecto factible y a medida de la realidad. Seguramente lo movía la esperanza, por fín alguien le daba bola al ferrocarril. Y aunque sí le hubiera gustado que se cumpliera la palabra empeñada referente a la refacción del edificio, su objetivo primordial es -porque lo sigue siendo- recuperar al ferrocarril como servicio de transporte, y en pocas palabras, que sea una herramienta de calidad de vida, como lo fue durante tanto tiempo.
.
En plena campaña para las elecciones del 2007, Barletta presentó el proyecto del Tren Urbano Metropolitano en la puerta de la Estación Belgrano, destacando las características y virtudes del mismo.

EL PROYECTO


El proyecto presentado contempla la generación de un servicio de cochemotores livianos con la función primordial de conectar los confines de la ciudad con el centro, objetivo que es posible por la particularidad de los trazados ferroviarios en el expandido éjido urbano de la ciudad. Circularía a velocidades moderadas, y serviría a una buena cantidad de paradas distribuidas entre los barrios y construidas a tal fin.


Se contemplaba la construcción de una Estación Terminal de Servicios Ferroviarios Urbanos ubicada en el predio portuario, a la altura de calle Mendoza y con posibilidad de hacer extenderse hasta 3 de Febrero, por su carácter de punta de rieles, y por su cercanía con el centro comercial y casco histórico. Contemplaba además, el uso de todos los ramales existentes en la actualidad, que hacen epicentro en el antedicho centro-sur de la ciudad;
- el F1 hacia el Sudeste,
- el F2 hacia el Noroeste,
- el F hacia el Norte,
- lalíneaa C hacia el Noreste
- y el Ramal al puerto del Mitre como conexión entre las estaciones locales del Mitre y Belgrano.


En primera instancia se consideraron prioritarios para estos objetivos los ramales F y F2, que comunican los barrios del norte, más distantes del centro administrativo y comercial, y a la vez menos favorecidos por la actual oferta de transporte público, directamente con el centro. Además, se consideró preponderante el ramal del Mitre, por el cual una formación uniría las estaciones Belgrano y Mitre, generando una rápida alternativa de transporte Este-Oeste, y sería además una línea transversal, por la cual realizar combinaciones entre los otros servicios. Este ramal fue considerado “estratégico” (tal la palabra usada) por el propio Barletta.


El proyecto inicial intentaba construir un subsistema de transporte urbano, incluyendo la extensión progresiva de los servicios y tendiente a conectar las localidades menos favorecidas -por ausencia o insuficiencia- por el transporte automotor (Empalme San Carlos, Candiotti, Ángel Gallardo, Sauce Viejo); a eso viene lo de Metropolitano.

LA GESTIÓN


Se endulzaron muchos titulares desde 2010 a 2011, a partir de la gestión de compra de las unidades ferroviarias que el municipio hizo por licitación. En un pliego que parecía describir a los coches que ofertaron y ganaron: Tecnotren; dos duplas de coches ultralivianos autopropulsados de industria nacional.


Mientras tanto, se dieron las primeras ‘aperturas de calle’ que el municipio realizó sobre los trazados de la línea al Puerto del Mitre, y que implicaron el levantamiento de vías y remoción de terraplén de un corredor que meses atrás se había considerado estratégico.


Además, la ejecución del proyecto se encaró hacia el Este, cerca de la costanera, de los chalets y los bares. El proyecto no sólo iba a comunicar el shopping y casino del puerto con la costanera y Guadalupe (muy distinto a las prioridades planteadas inicialmente) sino que se estaba contemplando usar las mismas vías que mantiene activas el tren carguero: por lo tanto y por lo pronto, no implicaría la recuperación de ningún tramo de vías.


En 2011 trajeron los coches, los encarrilaron en el Puerto de Santa Fe; ahí se construyó un apeadero y se hizo el acto de inauguración. Pero ahí quedó todo: el servicio no consiguió habilitación de Secretaría de Transporte de la Nación: desde esa cartera resuelven que un coche liviano de esas características no podría circular por las mismas vías que el tren de cargas, por evidentes riesgos de accidentes. Eso nos hace suponer que no había coordinación alguna entre las empresas de transporte de pasajeros y la de cargas, o que se daba por supuesto que “el favor” que Belgrano Cargas le hacía a la intendencia, de circular solamente en horario nocturno, iba a alcanzar para establecer los servicios de tren urbano en horario diurno y ahí salvar incompatibilidades.
Y así, desde aquel 2011 a la fecha no se había escuchado más nada, salvo un pedido de informes para saber en qué lugar y estado de conservación estaban los coches, a los que también un concejal sugirió “vender para invertir el dinero en seguridad”.

RELANZADO PARA OTRA CAMPAÑA


La novedad viene tres años después de que ese material rodante estuviera juntando polvillo en el puerto local; Florencio Randazzo, también en campaña, llegó a la ciudad y acordó con el intendente la pronta puesta en marcha del Tren Urbano. Esta vez, el proyecto cambiaría hacia algo más parecido a lo que había proyectado Gustavo; el tren haría que se recuperen casi cuatro kilómetros de vía del ramal F, para llegar en primera instancia hasta el ex Campo Universitario, y con miras de llegar a los confines norteños de la ciudad, en el Jardín Botánico.


Por supuesto que el proyecto inicial sigue degradado. Y sobre todo, ninguneado, a través de importantes desinformados que declaran que no hubo un proyecto serio detrás de la compra de los cochemotores, o que denuncian que no es prioritario ni necesario un tren de paseo en esta coyuntura. El proyecto que presentó el Museo Ferroviario no contemplaba la destrucción del ramal de trocha ancha, ni que el servicio empezara por la Línea C con una extensión a Laguna Paiva (un corredor de mínima prioridad para este proyecto, según Gustavo Flores), ni, en pocas palabras, la mala gestión ferroviaria que lo sucedió. De hecho, contemplaba para el servicio los coches Alstom, cuales estaban disponibles y había que gestionar con la Secretaria de Transporte de la Nación; que hubieran resultado una opción más económica para la Municipalidad y hubieran permitido que el tren urbano circulara por todas las vías de trocha angosta que se tienden en la ciudad.


CONCLUSIÓN
Mario ganó. Y poco a poco las modificaciones fueron tergiversando el proyecto para el cual se había trabajado. El proyecto original del Tren Urbano y Metropolitano tenía dos firmes objetivos en los que la red ferroviaria ganaría: la recuperación de vías abandonadas, y el prestigio social que el ferrocarril había perdido, a través de la nueva función que este transporte daría en los barrios. Así, siendo un factor de mejoría del transporte urbano, también se convertiría en un nuevo anhelo en toda la ciudad. Los ejes fundamentales son la función social y el sentido práctico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sos libre de comentar lo que quieras, y estamos contentos de eso.
Incluí en tus comentarios una firma, o hacelos desde algún log, para que no pierdan valor desde el anonimato.
Acordate que tus palabras son más eficaces si no acuden a la violencia o prepotencia.
Por último, si tu comentario infringe normas del servidor (google) y/o compromete la permanencia del blog Santa Fe en el Tren (te sobra astucia y tiempo para bajar un blog con un comentario), tendremos que eliminarlo.